Cigarrillos Electrónicos: ¡No Son Una Herramienta para Dejar de Fumar!

Dejar de fumar es difícil. Quien sea que haya tratado de dejar de fumar o de ayudar a un ser querido a hacerlo podría describir lo difícil que es. Celebramos a todos los que han tratado de dejar de fumar y alentamos a quienes lo siguen intentando para que no se den por vencidos – ¡se puede requerir de varios intentos para dejar de fumar con éxito!

Sin embargo, con la creciente prevalencia de los cigarrillos electrónicos, la conversación alrededor de dejar de fumar cigarros ha cambiado. Los fabricantes de los cigarrillos electrónicos frecuentemente comercializan sus productos como una herramienta para dejar de fumar, pero nosotros no podemos respaldar a los cigarrillos electrónicos como una herramienta para esos propósitos por tres razones clave.

  1. Los cigarrillos electrónicos no están aprobados por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) como dispositivos para dejar de fumar. Las terapias de remplazo de nicotina (NRTs, por sus siglas en inglés) aprobadas por la FDA han sido sometidas a un riguroso proceso de aprobación y están sujetas a pruebas clínicas en animales y en humanos antes de ponerse a disposición del público. Adicionalmente, hay normas que rigen los requerimientos para su manufactura, etiquetado, empaques y advertencias. El propósito de este proceso es asegurar que estos productos son seguros y efectivos. Éste no es el caso para los cigarrillos electrónicos y de otros dispositivos que calientan líquidos que contienen nicotina y son inhalados a los pulmones. Los fabricantes de los cigarrillos electrónicos podrían someterse al proceso de aprobación de la FDA para ser considerados como dispositivos de cesación. Pero hasta la fecha, no hay evidencia de que ninguno de los cientos de fabricantes de cigarrillos electrónicos ha realizado su solicitud para hacerlo.1,2
  2. La investigación muestra que utilizar tanto cigarrillos electrónicos como cigarros tradicionales durante el proceso de cesación del tabaquismo es problemático. Aunque los fumadores reduzcan el número de cigarros que fuman, muchos acaban usando ambos productos al mismo tiempo y nunca dejan de fumar por completo. Esto significa que se disminuye cualquier beneficio potencial para la salud y los riesgos cardiovasculares relacionados con fumar básicamente permanecen, en esencia, iguales y siguen ocasionándole problemas de salud significativos al individuo.3 Adicionalmente, los cigarrillos electrónicos podrían impedir que las personas superen su adicción a la nicotina con éxito.4,5,6

No hay ninguna evidencia científica concluyente que muestre que los cigarrillos electrónicos sean un método seguro y efectivo para disminuir el uso de los cigarros tradicionales en la población. En un análisis de los tratamientos efectivos de cesación del tabaquismo, el Grupo de Trabajo Sobre Servicios Preventivos de los Estados Unidos (U.S. Preventive Services Task Force, USPSTF, por sus siglas en inglés) determinó que no hay evidencia suficiente para recomendar el uso de los cigarrillos electrónicos como herramienta de cesación del tabaquismo.7 La investigación que se ha realizado no arroja evidencia de que el uso de cigarrillos electrónicos ayude a los fumadores adultos a dejar de fumar a cualquier tasa más elevada que los fumadores que no usan esos productos.5,8 Adicionalmente, el uso de los cigarrillos electrónicos presenta otros riesgos para la salud, incluyendo la toxicidad cardiovascular de los saborizantes contenidos en los líquidos para los dispositivos9 y las toxinas cancerígenas que se encuentran en el aerosol de los cigarrillos electrónicos. 10

Hay ayuda disponible para quienes deseen dejar de fumar. La Línea de Ayuda para Fumadores de California ha ayudado a fumadores a dejar de fumar exitosamente durante más de 25 años, brindando apoyo personalizado gratuito en seis idiomas. La Línea de Ayuda emplea un método comprobado que proporciona apoyo proactivo de un asesor cuando el cliente más lo requiere, y la investigación ha demostrado que este abordaje duplica las posibilidades de dejar de fumar con éxito. Comunícate con la Línea de Ayuda at 1-800-45-NO FUME (1-800-456-6386) o en https://www.nofume.org.

Compartir este Artículo