Basta del tabaco en polvo

El tabaco de mascar son hojas de tabaco trituradas que los consumidores colocan entre sus mejillas y encías. El tabaco en polvo es un tabaco en grano fino que a menudo se ofrece en petacas de tabaco similares a bolsitas de té que los usuarios “aprietan” o “hunden” entre el labio inferior y la encía. Los consumidores de tabaco en polvo y de mascar conservan el tabaco en sus bocas y chupan el “jugo”, lo que permite que la nicotina se distribuya rápidamente al torrente sanguíneo. La cantidad de nicotina que los consumidores absorben del tabaco en polvo y de mascar depende de la marca, la cantidad y el tiempo que permanece en el interior de la boca. En general, la cantidad de nicotina que se consume con una lata de tabaco de mascar es equivalente a la cantidad de tres o cuatro paquetes de cigarrillos.1

El tabaco que no se fuma no es una alternativa segura para reemplazar el hábito de fumar. Por el contrario, el tabaco que no se fuma implica su propio conjunto de riesgos, que puede producir:

  • Mal aliento
  • Caries
  • Dientes amarillos
  • Retracción de las encías
  • Úlceras bucales
  • Cáncer oral
  • Enfermedad cardíaca

 

Los consumidores del tabaco que no se fuma tienen un riesgo 80 % mayor de sufrir cáncer oral.

  • Referencias

    1. Federal Trade Commission, Smokeless Tobacco Report for the Years 2000 and 2001, 2003.

  • Compartir este Artículo