El Humo de Segunda Mano no Toca la Puerta Antes de Entrar

Probablemente estés consciente de los peligros del humo de segunda mano tóxico. Pero, ¿sabías que podrías estar expuesto en tu propio hogar, incluso cuando no permitas que se fume adentro?

Mientras que la mayoría de los californianos han elegido no permitir fumar dentro de sus hogares1, si te encuentras dentro del 31 por ciento de los californianos que viven en departamentos y casas2 con paredes, pisos o techos compartidos, todavía podrías estar expuesto al humo de segunda mano que viaja a través de las ventilas, tubería, ventanas e incluso grietas pequeñísimas en la tablaroca y el yeso.3   4

El humo puede ser absorbido por las alfombras, los muebles, la ropa e incluso los juguetes, y los químicos que se encuentran en el humo pueden reciclarse en el aire durante meses.5 Orear las habitaciones o separar las viviendas en donde se permite y no se permite fumar no elimina la exposición al humo de segunda mano.6

Si eres un inquilino que está sufriendo de la exposición al humo de segunda mano tóxico, habla con tu propietario acerca de adoptar una política libre de humo en el edificio. La única manera de prevenir por completo la exposición al humo de segunda mano en departamentos es implementar una política libre de humo en todas las unidades. Adicionalmente, si padeces de una condición médica que ha sido agravada por el humo de segunda mano, las leyes que protegen a las personas con discapacidades podrían ser de utilidad para resolver el problema o incluso obligar al propietario a realizar un cambio.

Si eres un propietario, también querrás considerar una política para viviendas libres de humo. Cuesta alrededor de $5,000 en costos anuales, en promedio, preparar adecuadamente para nuevos inquilinos una propiedad multifamiliar, tales como departamentos o casas con paredes, pisos o techos compartidos, cuando los ocupantes anteriores fumaban.7 Para obtener información adicional, tanto para inquilinos como propietarios, comunícate con tu departamento de salud local o descarga el guía con información sobre lo que puede hacer para detener su exposición al humo de segunda mano.

Compartir este Artículo