El Humo de Tercera Mano: Un Peligro Invisible

El humo de tercera mano es real y dañino para tu salud.

Tú sabes lo que es el humo de segunda mano, pero ¿qué es el humo de tercera mano? El humo de tercera mano es el residuo de los cigarrillos, cigarrillos electrónicos y dispositivos para vapear, y la marihuana, que se acumula en las superficies cercanas.1   2   3  Estos químicos peligrosos se adhieren a las paredes, alfombras, interiores de los automóviles e incluso la ropa y el cabello, dejando atrás un residuo peligroso que en realidad puede volverse más tóxico con el paso del tiempo.4 La exposición a este residuo puede dañar el ADN y aumenta el riesgo de sufrir problemas de salud a corto y a largo plazo, incluyendo asma5 y cáncer.6

Sin embargo, lo que hace que el humo de tercera mano sea tan peligroso es su persistencia. Los métodos de limpieza tradicionales, tales como aspirar, limpiar las superficies con un trapo y orear las habitaciones, no son efectivos para la remoción de este residuo. Aunque el olor se vaya, todavía quedan partículas que representan un peligro.7

Todos estamos en riesgo de exposición al humo de tercera mano en los hogares, automóviles y espacios públicos después de que se ha fumado o vapeado, pero los bebés y los niños pequeños son especialmente vulnerables. Los químicos pueden absorberse a través de la piel o inhalarse, y los niños que se encuentran en las etapas de la dentición o que juegan con los objetos contaminados estarán expuestos. 4

Aunque el humo de tercera mano ha disminuido significativamente en los espacios públicos en donde se prohíbe fumar y vapear, tales como los lugares de trabajo y los restaurantes, no estamos exentos del riesgo. Protégete a ti mismo y a tu familia del humo de tercera mano. No permitas que se fume o vapee donde vives, trabajas y juegas. Haz estos espacios completamente libres de humo.

Todos merecemos la oportunidad de vivir en un hogar libre de humo. Antes de rentar un departamento o casa, pregúntale al propietario si los inquilinos anteriores fumaron o vapearon adentro alguna vez. Los compradores de propiedades también deben preguntar si cualquiera de los residentes previos fumó dentro de esa propiedad antes de realizar la compra, evitando así el residuo del humo de tercera mano. Para aprender más acerca de cómo proteger tu hogar, visita nuestra página Protege A Tu Familia.

Compartir este Artículo