Los Niños son los Clientes “del Reemplazo” de la Industria Tabacalera

A pesar de que la industria tabacalera alega que ya no promocionan a los niños, siguen utilizando tácticas para atraerlos y conseguir que se conviertan en usuarios. Usan sabores encantadores, empaquetado colorido y nombres y logos muy parecidos a los dulces populares.11 Varios de estos productos los colocan cerca de los dulces, a precios baratos, y al alcance de los niños en tiendas de abarrotes.12 La industria tabacalera también promueve estos productos en medios sociales y hacen promociones a través de revistas y publicidad enviada por correo. Increíble de creer, pero la industria tabacalera tiene su propia campaña de prevención para jóvenes. Solamente que no aporta a que los jóvenes no fumen, ya que es una maniobra para lucir bien ante el público y asegurarse de que no se efectúen leyes y reglamentos en torno a sus promociones cuestionables.

Productos de Tabaco Saborizado

¿A quién le gustan los cigarros con sabor a fresa? A los niños, naturalmente.

Una nueva investigación publicada por La Asociación Médica de California revelo que a los jóvenes les atraen los sabores dulces. Ésta atracción, combinada con promociones agresivas dirigidas a los jóvenes, inicia el uso del producto que se vuelve costumbre a largo plazo. El reportaje coincide con La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos y La Dirección General de Salud Pública al advertir que los saborizantes de tabaco como el chocolate, fresa y goma de mascar ocultan el sabor desagradable del tabaco y cautivan a nuestros niños, que nunca han utilizado productos de tabaco, a que se conviertan en adictos de por vida.

 El 70% de estudiantes de secundaria y preparatoria en Estados Unidos que se consideran usuarios de tabaco, han probado por lo menos un producto de tabaco saborizado en los últimos treinta días.10

Cabe enfatizar que esto no es novedad: En el 2009, La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos decreto prohibida el uso de saborizantes en cigarrillos tradicionales puesto que se consideraban un fuerte atrayente para los jóvenes. La intención era disminuir el número de jóvenes que comienzan a fumar a una temprana edad. No obstante, los cigarrillos mentolados y otros productos de tabaco, como los cigarros, tabaco para la pipa turca de agua, tabaco sin humo y cigarrillos electrónicos no son producidos bajo la misma prohibición y aun son vendidos con una variedad de saborizantes. Estos sabores, incluyendo el mentol, ayudan a enmascarar el sabor áspero del tabaco y, así, hacerlo más fácil para que los jóvenes y nuevos usuarios se inicien y sostengan su uso del producto adictivo.13 ¡De hecho, ciertos sabores en el tabaco utilizan los mismos químicos saborizantes como las marcas populares “Zots” y “Jolly Ranchers”, que significa que estos productos literalmente saben y huelen a dulces! 4 A los niños les encantan los dulces, pero ¿cómo sabemos si a los niños realmente les gustan los productos de tabaco con saborizantes? Lo sabemos porque el uso de cigarrillos entre los jóvenes ha disminuido en los últimos años, mientras el uso de cigarrillos electrónicos y pipas de agua “hookah” con sabor han incrementado. 18 Y si aún dudas que estos sabores atraen a los niños, simplemente hazles la pregunta: es exactamente lo que se logró en una investigación reciente donde más de dos tercios de jóvenes declararon que utilizaban   productos de tabaco porque “se ofrecen en sabores que me gustan.”       

Mientras La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos decide sus próximos pasos referente a los productos de tabaco, la buena noticia es que las jurisdicciones locales en California tienen el poder de restringir, incluso prohibir, la venta de productos de tabaco con saborizantes. Es claro que mientras los productos de tabaco son fabricados con saborizantes, continuaran atrayendo a los niños para hacer de ellos la próxima generación de adictos.

Las Tiendas de Abarrotes

Prácticamente la mitad de los niños llevan a cabo sus compras en tiendas de abarrotes (popularmente conocidas como “licorerías” o “la licor”) por lo menos una vez a la semana. [19] El 92% de estas tiendas venden productos de tabaco con saborizantes, incluyendo cigarrillos mentolados.10

Se ha comprobado extensamente lo importante que es para las tabacaleras promocionar sus productos dentro de las tiendas, para así cautivar nuevos y jóvenes fumadores y, además, asegurarse de que los fumadores no dejen de serlo. Según La Comisión Federal de Comercio, en el 2014, las tabacaleras gastaron $9.1 mil millones en el punto de venta. El 95% del presupuesto destinado al mercadeo se enfocó en asegurarse que los consumidores sean expuestos a publicidad hasta justo el momento de la compra.6

La industria tabacalera comprende que las tiendas de abarrotes son donde los niños hacen sus compras y se aprovechan de este hecho, desatando campañas publicitarias masivas. En una encuesta del 2014 hecha a tiendas, en California, donde se venden los productos de tabaco, se reveló que la tercera parte de estas tiendas (32.6%) tenían por lo menos un anuncio a la vista de los niños (tres pies o menos) y el 40% de estas tiendas, que quedan cerca de las escuelas, colocan productos de tabaco cerca a los dulces en el mostrador de la caja.

Descuentos y Tamaño de Paquete

El descuento de precios se ha convertido en el método más prevalente para que la industria tabacalera atraiga a más usuarios y constituye la mayoría de lo gastado para promocionarse. Queda claro que los descuentos son dirigidos desproporcionadamente a los jóvenes, grupos étnicos marginalizados y personas de bajos recursos, ya que son los grupos más propensos a comprar por motivo de un descuento.1516 La industria tabacalera continúa promocionando cigarrillos pequeños, que son comparables a los cigarrillos en cuanto a forma, tamaño y envoltorio, pero cuestan menos.14 Además, los cigarrillos deben ser vendidos en paquetes de 20, mientras otros productos, como los cigarrillos pequeños, pueden ser comprados en cantidades de uno o dos a la vez, típicamente por menos de un dólar.12

Las Redes Sociales y Marketing en Internet

Las tabacaleras utilizan de manera extensa el internet y las redes sociales para promocionar sus productos. En el 2011, 40% de los adolescentes fueron expuestos, por internet, a imágenes del tabaco presentadas de manera positiva.24 Es una estrategia particularmente eficaz para llegar a los jóvenes, quienes consumen la mayoría de los medios a través de nuevas tecnologías. Para las tabacaleras, promocionarse por internet tiene como beneficio el hecho de que los padres de familia no se enteran de sus maniobras.

Muchas tabacaleras venden sus productos por internet, en particular los cigarrillos electrónicos. En un estudio reciente, se comprobó que los jóvenes compran sus “e-cigarrillos” por internet el 94% del tiempo.9

Vape-Tricks-Instagram-640x806

Incluso, las tabacaleras utilizan las redes sociales para promocionar de manera agresiva sus productos, patrocinando a celebridades de medio para que respalden sus productos, llegando a los jóvenes a través de sus cuentas de SnapChat, Instagram y YouTube. A tal grado, que se ha vuelto novedoso para los jóvenes intercambiar videos acerca de cómo usar productos de tabaco, como los “e-cigarrillos” y “hookahs” (pipas turcas de agua).

Revistas

En 1998, la industria tabacalera firmo el Acuerdo de Establecimiento Principal, comprometiéndose a no enfocarse en la juventud para promocionar sus productos. Sin embargo, en el 2011, el 485 de estudiantes de secundaria y el 54% de estudiantes de preparatoria dijeron haber visto anuncios de tabaco en revistas.

Presiona aquí para escuchar como los jóvenes Californianos hablan acerca de sus experiencias con los “e-cigarrillos” en las redes sociales.

Publicidad por Correo

La industria tabacalera se ha adaptado a las restricciones impuestas a su publicidad en medios impresos y por televisión, enfocándose en otras estrategias de mercadeo. Un tal método es el de publicidad por correo a ciertos clientes. Las compañías de tabaco utilizan la publicidad por correo para promocionarse e ofrecer incentivos para que los usuarios compren sus productos. En gran parte, los jóvenes son puestos en estas listas después de brindar información personal a cambio de cupones, muestras promocionales de tabaco sin humo en antros o al completar una encuesta por internet.

Las campañas publicitarias por correo típicamente usan temas e imágenes que fascinan a los jóvenes. Un claro ejemplo de ésta maniobra es la campaña publicitaria “Camello Libérate” que fue lanzada a finales del 2010. Ésta campaña utiliza nombres e imágenes de ciudades “padres”, incluyendo San Francisco, para promocionar Cigarrillos Camello y cautivar el lado aventurero y rebelde de los jóvenes.3

La Industria Tabacalera y Sus Esfuerzos de Prevención Juvenil

La industria tabacalera estableció programas para prevenir que los jóvenes fumen en la década de los 80 en vista al escrutinio público. Sin embargo, la meta de la industria no era la prevención, si no lidiar con las crecientes preocupaciones acerca de sus tácticas de promoción dirigidas a los niños.

“Los jóvenes de hoy en día son los clientes habituales del mañana. La mayoría de los fumadores empiezan a una tempana edad durante su juventud.” –Philip Morris, 1981

Resumido en archivos de la industria tabacalera, se aclara que los programas de prevención se dieron a cabo para prevenir más regulaciones a la industria, realzar la imagen pública de la industria y fomentar relaciones claves con legisladores, educadores y otras personas influyentes.  

Mientras las campañas de prevención de la propia industria tabacalera aparentan advertir contra el hábito de fumar en gente joven, su temática manipulada brinda un mensaje confuso a los jóvenes. Por ejemplo, los mensajes le aclaran a la juventud que fumar es cosa de adultos y, solamente, la ley les impide fumar. Piensen acerca de la campaña publicitaria de la compañía Lorillard que afirma “el tabaco es insólito…solamente si eres joven.” Dando a entender que ya que sean adultos será aceptable fumar. 

Presiona aquí para ver como los niños tienen que lidiar con el mercadeo oportunista de las tabacaleras.